Cargando contenido

La renuncia de los miembros de la junta directiva dejó en evidencia el desacuerdo con el manejo de la empresa.

Nueva Junta Directiva de EPM
Nueva Junta Directiva de EPM
Foto: EPM

La renuncia de los ocho miembros de la junta directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM) podría despertar una fuerte reacción de todos los sectores de Antioquia: empresarios, gremios, academia, sindicatos, pensionados y exfuncionarios de EPM, exgerentes y ex alcaldes de la ciudad.  

La polémica decisión del actual gerente de EPM, Álvaro Guillermo Rendón López, y el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, de demandar a constructores y aseguradores de Hidroituango, así como la de ampliar la razón el objeto social, y la consecuente renuncia de los miembros de la junta demostraron el desacuerdo con el rumbo que le están dando a la empresa.

David Suárez Tamayo, docente de la Escuela de Derecho de la Universidad EAFIT, y quien se desempeñó como secretario general de EPM, dice que Quintero Calle, antes de presentar su candidatura a la alcaldía, tomó a Hidroituango como “caballito de batalla” en medio de la crisis en el año 2018.

Su aparición en diversos medios, con un lenguaje mordaz, en contra del proyecto hidroeléctrico, EPM y sus funcionarios fue el punto de partida para demostrar su desacuerdo con el manejo de la empresa en aquel entonces, dice el académico.

Sumado a esto, en época de campaña, Quintero afirmó que escogería al gerente por medio de una firma caza talentos, pero fue todo lo contrario: seleccionó a Rendón López a dedo, según lo afirma el docente.

El actual gerente no participaba en política hace bastantes años, desde que hizo parte del Partido Conservador. Antes de su actual cargo se dedicó a hacer empresa privada, hecho que preocupa, sobre todo por la ampliación del objeto social de EPM, dice Suárez.

En el ojo del huracán también se encuentra el magistrado Carlos Bernal, quien liderará la demanda por 9,9 billones de pesos por parte de la Alcaldía de Medellín. Bernal renunció a la Corte Constitucional el pasado 23 de julio y argumentó que esta decisión se debía a que la Universidad de Ohio, Estados Unidos, le había ofrecido un cargo académico. Sin embargo, ahora aparece vinculado como abogado en la demanda más grande de la historia del Estado colombiano.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido