Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Incendios en la Amazonía brasileña
Incendios en la Amazonía brasileña
AFP

Aun se ven varias columnas de humo que se alzan en distintas zonas de la Amazonía brasileña por la deforestación de tierras invadidas y, por algunas quemas para limpiar los campos. Expertos coinciden y aclaran que la selva prácticamente no tiene combustión espontánea y que los incendios ,que sí existen aunque el gobierno diga lo contrario, están vinculados al imparable avance de la deforestación.

Cristiane Mazzetti, portavoz para la Amazonía de Greenpeace Brasil, habló con RCN Radio y recordó que 2019, cuando se perdieron cientos de miles de hectáreas de bosques, fue el peor año para la Amazonía por la deforestación desde 2008, y envió una importante alerta.

Lea aquí: Vicepresidente de Brasil desafía a Leonardo DiCaprio a una travesía en la selva

"La destrucción ambiental en el Amazonas sigue estando fuera de control, y lo digo porque la deforestación está en aumento. Lo que vimos es que 2019 fue el año de más alto registro de deforestación desde 2008, pensemos que se perdieron más de un millón de hectáreas en sólo un año, y lo que alertamos es que las próximas tasas de deforestación para 2020 deberán ser aún más altas", señala Mazzetti. 

El pasado mes de julio, el gobierno del presidente Jair Bolsonaro ordenó prohibir por 120 días las quemas en la Amazonía, tras la crisis internacional provocada el año pasado por la multiplicación de los incendios. Agosto y septiembre serán determinantes para saber si la orden se acató y la tendencia se invirtió, como afirma el gobierno.

Lo preocupante, según la vocera de Greenpeace, es que un mes después de esa norma del gobierno, las cifras respecto al año pasado, el peor en la última década, no han cambiado significativamente. 

"Si se miran las cifras entre junio y julio, en ese mes se registró un número mayor de puntos calientes de incendios en comparación con el mismo mes de 2019, y cuando vemos las cifras de agosto, son casi iguales a las de 2019, lo que es muy preocupante porque en la misma época del año pasado no hubo una moratoria de incendios en el lugar, ni las tropas en el Amazonas frenaron la deforestación y los incendios", dice la experta de Greenpeace Brasil.

La cifra que ofrece la oficina de la Amazonía de esta ONG, es que hay más de 20.000 focos de incendios activos desde julio cuando se emitió la orden de gobierno, todos ellos ilegales. "Esto muestra que sólo por la prohibición de los incendios no es suficiente y no está asociado con actividades de aplicación de la ley". 

Le puede interesar: [VIDEO] Bolsonaro confunde a hombre de baja estatura con niño y lo alza

Justamente, la principal crítica de Greenpeace y otras organizaciones es contra la estrategia del gobierno de Bolsonaro de enviar tropas para frenar la deforestación y prevenir los incendios. Esto no sirve.

"El problema es que el Ejército no tiene experiencia en este tipo de trabajo y por otro lado, el gobierno de Bolsonaro ha desmantelado la agencia ambiental que tiene el conocimiento para hacer esta labor, el IBAMA. Todavía no tenemos una política pública y tampoco un plan claro para frenar realmente los incendios de la deforestación en el Amazonas", dijo Cristiane Mazzetti a RCN Radio. 

Para el período agosto 2019-julio 2020, que es el año de referencia en el calendario de la deforestación, esta práctica alcanzó 9.205 km2, un 34,5 % más que en los doce meses anteriores. 

Audio

[AUDIO] Cristiane Mazzetti, portavoz para la Amazonía de Greenpeace Brasil sobre incendios

0:27 5:25
Fuente

Sistema Integrado de Información con AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.